islandia
Luna de miel

Luna de miel en Islandia

¿Os gusta la naturaleza, sois aventureros y buscáis un destino de luna de miel que os sorprenda? Os proponemos un viaje por Islandia en el que admirar las auroras boreales (si el tiempo lo permite), conocer sus glaciares y géiseres, y relajarse en la blue lagoon. ¿Empezamos la ruta?

Cuándo visitar Islandia

Una de las principales dudas que nos surgen cuando pensamos en ir a Islandia es cuándo ir, y es que dudas cómo si hará mucho frío, si veremos salir el so o en qué fechas se pueden observar las auroras boreales son habituales antes de este viaje.

Por eso, debemos aclarar que el clima en esta latitud es más suave de lo que podemos pensar, ya que la temperatura en invierno va de 0ºC en las partes bajas y -10ºC en las partes altas del país, y en verano (concretamente en julio) la temperatura  media en la capital Reykjavik rebasa los 10ºC y en otras zonas del país superan los 20ºC.

Una vez sabemos esto, es recomendamos visitar Islandia de enero a marzo si queréis disfrutar de un paisaje nevado e invernal, y de junio a septiembre si preferís que el verde sea el color dominante de vuestro viaje.

Por lo que respecta a las auroras boreales, este increíble fenomeno natural se produce durante todo el año pero son menos visibles cuánta más luz hay. La mejor temporada para verlas va de septiembre a abril, pero debes ser consciente que reservar una excursión para verlas no garantiza que las puedas observar ya que deben darse unas condiciones determinadas.

Otro tema importante para elegir la época en la que visitar Islandia son las horas de luz. Debéis saber que en los meses de diciembre y en enero el sol aparece solo durante 4-5 horas al día, amenece entorno a las 11.30h y oscurece a las 15.30h. Por otro lado, durante los meses centrales del verano el sol se pone sobre las 23.30h y amence sobre las 2h, y durante esas horas sin sol hay una luz similar a la del crepúsculo (por lo que se recomienda llevar antifaz por si algunos hoteles no tienen sufientes cortinas para tapar la luz).

Cuánto tiempo visitar a Islandia

Siempre insistimos en que este punto debéis elegirlo vosotros, pero a grandes rasgos os sugerimos que si queréis recorrer la isla entera os quedéis durante 15 días para tener tiempo suficiente e ir relajados.

Cómo visitar Islandia

Para llegar es imprescindible hacerlo en avión, y para moveros por allí os recomendamos alquilar un coche 4×4 (ya que excepto la ring road – carretera 1, las demás vías no están asfaltadas) si os hospedáis en hoteles, hostales o cabañas, o si sois muy aventureros alquilar una caravana (ambas opciones siempre adaptados a las condiciones del clima como que cuenten con neumáticos de invierno, calefacción, etc.). Si no recorreis toda la isla podéis tener vuestro campamento base en Reykjavik e ir haciendo excursiones.

Qué visitar en Islandia

Los puntos imprescindibles para ver en un viaje a Islandia son:

  • Reykjavik: Al llegar o irte tendrás que pasar por la capital del país, y es que es interesante ver lo diferente que es esta ciudad cosmopolita y otras partes de Islandia rurales. Además, si vuestra ruta es en caravana o no queréis gastaros un dineral en comida (se calcula que comer en un restaurante os puede salir por 50€ por persona) podéis aprovechar esta parada para aprovisionaros de comida en supermercados (el más mítico es el del cerdito rosa, Bonus).

Círculo dorado: Con este nombre, en inglés Golden Circle, se conoce a una ruta que muestra algunas de las maravillas naturales de Islandia. Está a muy poca distancia de Reykjavik y se puede visitar en un día.

  • Parque Nacional de Thingvellir: Ideal si decidís hacer la ruta en caravana ya que podréis acampar en él, este parque es el más famoso de Islandia y es conocido porque se encuentra la falla que separa las placas tectónicas norteamericana y euroasiática. Esta brecha es visible y puede verse como cada año se hace más grande.
  • Geyser: Al estar bastante cerca (100 km) de la capital es el más visitado del país. Pero aunque esa ya sea razón suficiente para visitarlo, debéis saber que está considerado como el padre de los geisers y da nombre al resto.
  • Cascada de Gullfoss: Esta cascada es uno de los mejores saltos de agua de todo el país, es una de las más visitadas.
  • Cráter Kerio: Antes de nada debéis saber que hay que pagar dinero para entrar pero cuando veáis sus colores y el agua habrá valido la pena.
  • Cascadas de Seljalandfoss y Gljufurarfoss: También cerca de la capital, a 120 km, se encuentra la increíble cascada de Seljalandfoss. Es espectacular rodearla por detrás caminando ya que tiene una gran cueva en la parte posterior. A 5 minutos caminando desde esta cascada está una más pequeña, la Gljufurarfoss.
  • Cascada Skogafoss: Otra cascada espectacular, y es que en este país existen muchas cascadas y parece difícil elegir cuál es la más bonita. En esta se puede subir por un sendero con escaleras y así verla desde otro punto de vista distinto.
  • Acantilado de Dyrholaey: En Islandia también abundan los acantilados, en la zona de Dyrhoaley veréis algunos y en su parte más alta se pueden ver un faro y unas vistas increíbles de la playa de arena negra de Vik donde se pueden ver las Reynisdrangar, tres grandes rocas de basalto que según la leyenda son trols a los que la luz del día convirtió en piedra. Esta zona también es un reclamo turístico para ver frailecillos o puffins (en inglés), un tipo de ave que recuerda al pingüino pero con el pico de colores.
  • Parque Nacional Skaftafell: Con 1.700 kilómetros cuadrados, este es el segundo parque nacional más grande de Islandia. Uno de sus principales atractivos es la cascada Svartifoss o “cascada negra”, situada a una altura  de 25 metros de altura y rodeada por piedras de basalto negro colocadas en columnas.
  • Cañón Fjadrargljufur: Entre Skogafoss y Skaftafell se encuentra este espectacular cañón de 2 km de largo y 100 metros de profundidad que ofrece un agradable paseo.
  • Glaciar Vatnajökull: Este es el glaciar más grande de Islandia y el segundo de Europa, podéis dar un paseo por sus lagunas o hacer una excursión con guía. Las lagunas más famosas de este glaciar son las de Fjallsarlon, en la que se puede contemplar de lejos el volcán Öræfajökull, y Jokulsarlon, conocida como la playa de los diamantes por sus trozos de hielo y icebergs flotan por la superficie y en la que habitan focas.
  • Pueblo de Seydisfjördur: Precioso pueblo pesquero que dispone de un aeropuerto situado al fondo de un fiordo. Solo habitan unas 750 personas y es conocido por sus casas pintadas de diferentes colores.
  • Volcanes y fumarolas de Hverir: En esta zona geotérmica se encuentra un paisaje de tonos rojizos, ocres y amarillos verdosos con columnas de humo.
  • Blue Lagoon: Según la revista National Geographic este balneario geotermal es una de las 25 maravillas del mundo. En él podréis bañaros en aguas de unos 37ºC ricas en minerales y disfrutar de saunas, y tratamientos faciales. Sin embargo, cada vez está más masificado por lo que podéis visitar otras termas como las del lago Myvatn, menos conocidas y más económicas.

Esto son solo los principales puntos de interés de Islandia, pero ¿qué os parece una luna de miel por este increíble país?

Imágenes: Unsplash, Instagram.

Comparte este artículo en...
Email this to someone
email
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on Facebook
Facebook

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, haga clic en el enlace para más información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies